Inicio Destacadas La Campaña de Oriente inició el camino a la Segunda República

La Campaña de Oriente inició el camino a la Segunda República

por Haiman El Troudi
0 comentario
La Campaña de Oriente inició el camino a la Segunda República

El nacimiento de la Segunda República venezolana comenzó con la Campaña de Oriente, intensos combates entre enero y agosto de 1813, en los que triunfaron los patriotas bajo el mando de Santiago Mariño. La reconquista del poder revolucionario quedó refrendada, en occidente, con el éxito de la Campaña Admirable del Libertador Simón Bolívar.

Este proceso liberador, fraguado a lo largo de tres meses por el prócer Santiago Mariño, se activó con la firma del Acta de Chacachacare, el 11 de enero de 1813. En el documento, sus 45 firmantes se comprometieron a salvar a la patria de la dependencia española.

Como uno de los hitos históricos de la Campaña de Oriente, destaca la composición cívico-militar del ejército patriota en el que lucharon mulatos, negros, antillanos, esclavos de algunos lugares del Caribe, con una significativa presencia femenina.

Desde la hacienda de Chacachacare

La Campaña de Oriente inició el camino a la Segunda República

Fue en la hacienda de la heroína Concepción Mariño, ubicada en Trinidad, en el islote de Chacachacare, donde se firmó el Acta homónima en la que su hermano, Santiago Mariño, fue designado jefe de la expedición de reconquista, con Jean Baptiste Bideau como encargado operacional y Pablo Pietri a cargo de los recursos.

Los firmantes, entre quienes se encontraban los hermanos José Francisco y José Bernardo Bermúdez, así como Manuel Piar, “impulsados por un sentimiento de profundo patriotismo”, empeñaron su palabra de caballeros “de vencer o morir en tan gloriosa empresa”, compromiso en el que pusieron a Dios y a sus espadas por testigo.

Mariño y el grupo que le acompañó lograron revertir las condiciones adversas a su campaña, entre ellas el escaso material bélico, poco personal militar e inexistente apoyo internacional, para levantar un ejército de 1.500 combatientes.

El ataque relámpago en Güiria

La Campaña de Oriente inició el camino a la Segunda República

La madrugada del 13 de enero de 1813, inició la Campaña de Oriente con un ataque relámpago, coordinado por Santiago Mariño, a la localidad de Güiria, de donde salió huyendo el jefe militar realista, Juan Gabazo, rumbo a Irapa. Solo dos días después, José Francisco Bermúdez, con 75 hombres, conquistó Irapa y Punta de Piedra.

Gabazo escapó a Yaguaraparo desde donde, con el refuerzo de 400 hombres provenientes de Cumaná bajo el mando de Francisco Xavier Cervériz, intentó recuperar Irapa. Sin éxito, pues fueron derrotados el 25 de enero.

De nada sirvieron los refuerzos terrestres y las flotillas enviadas por los españoles para bloquear Güiria y obligar a la rendición venezolana. Por otra parte, el hermano de José Francisco Bermúdez, José Bernardo, logró tomar la ciudad de Maturín, el 2 de febrero. Poco tiempo después fue capturado, torturado y asesinado por el enemigo.

Piar destaca en la defensa de Maturín

La Campaña de Oriente inició el camino a la Segunda República

Manuel Piar.

Pese a dos triunfos previos, los realistas Antonio Zuazola y Fernando de la Hoz no pudieron tomar Maturín, defendida por Manuel Piar y Bernardo Bermúdez, el 20 de marzo. Fue la primera estrategia de “vuelvan caras” aplicada contra el enemigo, en la guerra independentista. Antes de cumplirse un mes, Piar volvió a evitar la toma de la ciudad oriental.

La tercera no fue la vencida para las huestes imperiales, ni porque su comandante era el propio Domingo Monteverde. El 25 de mayo de 1813, un ya invencible Piar derrotó a quien ostentaba el título de capitán general de Venezuela, en los Altos de Otero, actual Altos de los Godos, Maturín.

En esta tercera batalla de Maturín, destacan las actuaciones de Juana Ramírez “La Avanzadora”, con la batería de mujeres que organizó para enfrentar al enemigo y auxiliar a los heridos; así como la del cacique Guanaguanay, quien aportó 20 indígenas a la tropa revolucionaria.

La decisiva Batalla Naval de Cumaná

La Campaña de Oriente inició el camino a la Segunda República

Con el triunfo republicano en la Batalla Naval de Cumaná, queda prácticamente sellada la liberación del oriente venezolano del dominio español. Al mando de Santiago Mariño, las fuerzas patriotas libraron un prolongado combate del cual salieron victoriosas el 3 de agosto de 1813.

En la toma de Cumaná fue relevante la ayuda de Juan Bautista Arismendi, quien, liberado por una rebelión de margariteños y nombrado gobernador de la isla, aportó 600 fusiles, un cañón a 18, y una flotilla formada por tres goletas y catorce buques pequeños.

Controlada Cumaná, Mariño fue proclamado Libertador de Oriente. La última ciudad liberada fue Barcelona. Entretanto capitularon Cariaco, Carúpano y Río Caribe. La huida de Juan Manuel Cajigal y Martínez selló la caída del yugo español en la ciudad, lo que unificó al oriente venezolano (sin Guayana) en provincias patriotas.

Ocho meses de lucha

La Campaña de Oriente inició el camino a la Segunda República

Tercera batalla de Maturín o batalla de los Altos de los Godos. Allí destacaron las actuaciones de Juana Ramírez “La Avanzadora”, con la batería de mujeres que organizó para enfrentar al enemigo y auxiliar a los heridos; así como la del cacique Guanaguanay.

Ocho meses duró la Campaña Libertadora de Oriente, signada por muy fuertes combates y acciones sanguinarias de cada parte, en una guerra a muerte no declarada, pero justificada por los patriotas en respuesta a los desmanes españoles contra la población.

Esta gesta, que evidenció el liderazgo de Santiago Mariño dentro de la guerra de independencia, también dio prestigio a José Francisco Bermúdez, Manuel Carlos Piar y Antonio José de Sucre. Todos fueron ascendidos al grado de General en Jefe, el máximo rango del Ejército Libertador.

La Campaña de Oriente inició el camino a la Segunda República

Un significativo aporte de la Campaña de Oriente fue la destrucción de los ejércitos realistas que operaban al este de Venezuela, lo que impidió que Monteverde contara con una fuerza mayor para evitar el triunfo de la Campaña Admirable del Libertador Simón Bolívar. Además de evidenciar la importancia de la unión cívico-militar en la lucha y garantizar a las tropas libertadoras los recursos de una región poco afectada por el terremoto de 1812.

El saldo definitivo de las campañas de Oriente y Admirable fue la instauración de la Segunda República de Venezuela, vigente entre 1813 y 1814, período durante el cual las provincias centrales y orientales se unificaron y restituyeron la Constitución de 1811.

 

Con información de Venelogía y Opinión y Noticias

Pacheco, Marío Javier. Chacachacare (1813.2013) 200 años de una gesta heroica. Colección Bicentenario de las Independencias. Fondo Editorial Ipasme. Caracas, 2013.


No te pierdas

Mujeres e indígenas patriotas afianzaron victoria en el Alto de Los Godos

Conoce las batallas de la gesta emancipadora de Venezuela

 

Deje un Comentario

@Copyright 2018-2024 | Haiman El Troudi | Todos los derechos reservados.

Si continuas navegando en esta web, aceptas el uso de las cookies Acepto Leer Más

Política de Cookies y Privacidad