Inicio Destacadas La iguana común, un popular reptil nada ordinario

La iguana común, un popular reptil nada ordinario

por Haiman El Troudi
0 comentario
La iguana común, un popular reptil nada ordinario

Heredera de la estirpe de los grandes dinosaurios, la iguana común forma parte del grupo más grande y de complejo diseño de los reptiles del nuevo mundo. Es nativa del continente americano y existen alrededor de 300 especies.

En casi todos los espacios de Venezuela podemos encontrar una, pero, a pesar de ser la especie de reptil más común en el país, la iguana enfrenta riesgos debido a la cacería indiscriminada, el tráfico, la extracción y comercialización de sus huevos.

La iguana común se distingue por su color verde brillante con algunas bandas transversales oscuras en su vistosa, larga y delgada cola. Es usual encontrarlas en lo alto de las ramas de los árboles grandes buscando los rayos del sol, pues prefieren los climas calientes.

Este reptil no es nada común y destaca entre sus características extraordinarias, la excelente visión y oído, su capacidad para trepar y nadar, un sorprendente tercer ojo; así como la relevancia que tiene para el medio ambiente porque contribuye a la germinación de diversas plantas, provocando su rápido crecimiento.

Herederas de los dinosaurios

La iguana común, un popular reptil nada ordinario

Pertenece a la misma clase de vertebrados ovíparos que las serpientes, lagartos, tortugas y cocodrilos. Además, está entre los grupos de animales terrestres más antiguos, que aparecieron en el Carbonífero, período de la Tierra entre 367 y 290 millones de años. La iguana habita en regiones templadas y tropicales, ya que no pueden desarrollarse ni vivir en regiones frías.

Los reptiles de la familia iguanae, son escamosos y de gran tamaño. Abarcan un grupo de lagartos de tamaño medio a grande, que es frecuente ver tomando sol en lo alto de los árboles para calentar su sangre fría. El término iguana proviene del vocablo en lengua taína: iwana. Son nativas del continente americano y su presencia se extiende desde México hasta Brasil, incluyendo al Caribe.

La iguana común, un popular reptil nada ordinario

La Iguana Iguana, conocida como iguana verde o iguana común, puede llegar a medir de 1,5 a 2 metros desde la cabeza hasta la cola, que representa más de la mitad de su tamaño y no es prensil, sino que sirve para estabilizar el cuerpo, que esbelto y estrecho. El peso medio de una adulta es de 15 kilos. Son animales muy territoriales y tienen un período de vida de 10 a 20 años. Sus lugares preferidos son los árboles de gran altura, los cuales escala rápida y fácilmente gracias a sus articulaciones y patas cortas y ágiles, con cinco dedos acabados en garras muy afiladas. El cuarto dedo de sus extremidades traseras, de mayor tamaño, es empleado para potenciar sus movimientos.

Los individuos más jóvenes suelen ubicarse en la mitad del árbol, mientras que los adultos lo hacen en la parte superior. Esta especie se adapta con facilidad a las zonas abiertas, buscando siempre algún área con abundancia de agua, pues les facilita el escape de sus depredadores y cuenta, además, con habilidad para nadar.

Verde que te quiero verde

La iguana común, un popular reptil nada ordinario

El color verde brillante con bandas transversales oscuras en la cola, distingue a la iguana común. Tono que por lo demás le permite confundirse con la vegetación de su entorno. Su piel, recubierta de pequeñas escamas, está conformada por dos capas: la dermis y la epidermis, que cambian durante todo el año. Las iguanas jóvenes mudan más veces que las adultas, pues es un proceso ligado al crecimiento.

Al nacer, la iguana común presenta una tonalidad verde brillante con franjas y estrías de diversos colores. A medida que crece, el color verde se torna más oscuro. En las iguanas débiles o enfermas puede apreciarse un color más opaco, mientras que las dominantes suelen tener tonos más vivos y brillantes que el resto del grupo. Al alcanzar la madurez sexual, los machos adquieren tonos anaranjados.

La iguana común, un popular reptil nada ordinario

Posee un buen sentido del oído y una extraordinaria visión, capaz de detectar a mucha distancia cuerpos, sombras y movimiento. Sus ojos están conformados por tres párpados, siendo la característica más llamativa su tercer ojo, también llamado ojo parietal, el cual le permite detectar si hay sol o nubes, así como la presencia de depredadores.

Otra característica resaltante de esta especie, es que cuenta con unas glándulas que llegan hasta las fosas nasales para eliminar las sales minerales que no son necesarias para su organismo. Proceso que es llevado a cabo mediante estornudos.

Vegetarianas y cabezonas

La iguana común, un popular reptil nada ordinario

Estrictamente vegetariana, la iguana común posee una mandíbula robusta y fuerte, provista de numerosos dientes pequeños, adaptados para la trituración de hojas y flores. Su dieta está conformada por hierbas, plantas, verduras y frutas. Sus hábitos alimenticios varían conforme a su edad y peso.

Debido a este tipo de alimentación, esta especie posee un sentido de la vista y oído bastante desarrollado, siendo esto de gran ayuda cuando, ante una situación de peligro, requiere huir. Su cabeza de gran tamaño, tiene ojos pequeños con un iris de color bronce.

Tiene una papada situada bajo la mandíbula que contiene un líquido parecido a la saliva y es usada por los machos para marcar su territorio. Además, contribuye en la distribución de calor por todo su cuerpo al levantar la cabeza, gracias a una cresta adherida la papada. Disponen también de otra cresta conformada por espinas en su parte dorsal, la cual recorre su cuerpo y, al igual que la anterior, disipa el calor y les facilita la defensa ante sus depredadores.

Datos curiosos de la iguana común

La iguana común, un popular reptil nada ordinario

Las iguanas verdes se comunican a través de un elaborado lenguaje corporal e interesantes comportamientos, entre los cuales figuran signos de amenaza, miedo o agresividad. Los expresa por medio de un movimiento durante el cual sube y baja su cabeza con rapidez. Además, tiende a abrir la boca, levantar el cuerpo para parecer de mayor tamaño, dilatar continuamente las pupilas, mover la cola, sisear e incluso agrandar la papada.

Los machos defienden su territorio y, principalmente, los mejores lugares para tomar el sol, a través de estas señales de agresividad. Cuando demuestran sumisión, tolerancia o miedo cierran uno o ambos ojos, como mecanismo de protección.

Durante la exploración de un ambiente u objeto desconocido, estos reptiles sacan la lengua o lamen objetos, e incluso tocan con la lengua objetos ya conocidos para asegurarse que se trata de ellos. Otro dato interesante es que los tonos de la piel de la iguana común, tienden a tornarse oscuros cuando reposa para aumentar su temperatura y absorber más calor.

Es habitual que las iguanas jóvenes ingieran los excrementos de otras, con el objetivo de adquirir la flora intestinal, llamándosele a esto coprofagia. No obstante, en las iguanas verdes adultas este comportamiento no es común. Durante una situación de amenaza, la cola de la iguana verde puede llegar a desprenderse, esto como una reacción de defensa con la finalidad de distraer a posibles enemigos y lograr huir con éxito.

Madre desprendida

La iguana común, un popular reptil nada ordinario

El proceso de apareamiento de la iguana común suele darse en otoño, pero esto puede variar según el clima y el ambiente. La etapa de madurez sexual de esta especie tiene lugar al año y medio, aunque diversos estudios indican que las mejores crías son dadas a luz durante los 4 años o 7 años y medio de vida.

Las hembras suelen elegir a los machos con colores más vivos para la cópula, mientras que éstos pueden llevar a cabo otras estrategias para atraer su atención como, por ejemplo, sacudir la cabeza y exhibir sus llamativas tonalidades. Éstas pueden aparearse hasta con tres machos, mientras que un solo macho puede copular con una gran multitud de compañeras.

Durante la reproducción, el macho de la iguana verde puede comportarse de forma agresiva, llegando incluso a morder a su pareja; una vez culmina el acto inicia el período de gestación, de aproximadamente 2 meses. La hembra buscará entonces un lugar seguro y cálido para poner sus huevos, entre 10 y 70.

Dependiendo de las condiciones climáticas, los huevos eclosionan después de 70 a 90 días. Desde el momento de su nacimiento, las crías deben sobrevivir y cuidar de sí mismas pues la madre no se hace cargo de ellas después de que nacen.

¿Preocupación menor?

La iguana común, un popular reptil nada ordinario

La iguana común y el morrocoy sabanero está entre las especies de fauna silvestre más buscadas y utilizadas por la población venezolana, con fines alimenticios (carne y huevos), principalmente. También para uso de la medicina tradicional y la elaboración de artesanías. Además, por su naturaleza exótica y vistosos colores, gran cantidad de personas las demandan como mascotas.

Este hecho, sumado al deterioro del hábitat y al aumento en la demanda, ha causado el declive drástico de algunas poblaciones, lo que en el mediano y largo plazo puede llevar a la extinción a nivel local y regional. A pesar de que no está amenazada de forma extrema, gran cantidad de ejemplares están desapareciendo con una frecuencia considerable.

Según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), la iguana común se encuentra clasificada como una especie de preocupación menor (LC). Y, aunque no se encuentra al borde de la extinción, es necesario comenzar a trabajar en planes de conservación que pueden evitar su desaparición.

Venta de iguana y sus huevos ponen en riesgo la especie

La iguana común, un popular reptil nada ordinario

Un porcentaje considerable de la iguana común es vulnerable, ya sea por la pérdida de su hábitat o por la caza furtiva. Aunque no existe data formal, se calcula que su población en el país se ha visto severamente afectada. Entre los factores de riesgo está, también, la venta de huevos, práctica que además pone en peligro la salud de los ciudadanos, debido a la falta de control sanitario.

Cuando se acerca Semana Santa en Venezuela, aumenta la captura de estos animales silvestres. Para extraer los huevos hacen un corte en el vientre a las iguanas y, la mayor parte de ellas, muere en pocos días desangradas o como consecuencia de una infección.

En Venezuela, la Ley de Protección a la Fauna Silvestre prohíbe la caza de aves sonoras o cualquier especie animal que solo tenga valor en vida. Por otra parte, está la Ley Penal del Ambiente que, entre varias disposiciones, hace hincapié en el agravante de poner en riesgo la salud pública.

Ahora bien, para disminuir la captura y comercio ilegal de fauna silvestre es necesario que la población sepa cómo denunciar la venta de fauna venezolana ante las autoridades. Esta puede ser procesada por el Instituto Nacional de Parques (Inparques), cuando se registra en un parque nacional. Respecto a la venta de animales silvestres en las carreteras del país, esta puede ser atendida por la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y/o por el Ministerio de Ecosocialismo (Minec), según sea el estado donde se registre la denuncia.

 

Con información de Animales en Peligro de Extinción, Bioweb y El Impulso


No te pierdas

Caimán del Orinoco, cazador cazado

El morrocoy sabanero sobreviviente ancestral

>El rabipelado es hábil y adaptable

Deje un Comentario

@Copyright 2018-2024 | Haiman El Troudi | Todos los derechos reservados.

Si continuas navegando en esta web, aceptas el uso de las cookies Acepto Leer Más

Política de Cookies y Privacidad