Inicio Destacadas El coatí merideño es enigmático

El coatí merideño es enigmático

por Haiman El Troudi
0 comentario

Endémico del ramal venezolano de la cordillera de Los Andes, el coatí merideño es un mamífero poco observado del que no se conocen estudios ecológicos, por lo que se afirma que tiene una vida secreta y hasta se le considera enigmático.

También llamado coatí andino, coatí de montaña, coatí paramero, zorro guache y guache paramero, la especie Nasuella meridensis, es más pequeña que sus parientes, los Nasau, los cuales son exclusivos del continente americano y se encuentran diseminados desde el sur de los Estados Unidos hasta la Argentina.

Pese a que una buena parte de su hábitat está ubicada dentro de tres parques nacionales situados en la Cordillera de Mérida, el coatí andino está considerado en peligro de extinción en la Lista Roja de la UICN, mientras que el Libro Rojo de la Fauna Venezolana lo clasifica como vulnerable.

Hiperactivo de noche

De su secreta vida, hasta ahora se conoce que el coatí merideño es hiperactivo en horas de la noche, como lo demuestra un video divulgado en las redes sociales del Proyecto Oso Andino Guaramacal.

Pero falta mucho por observar y estudiar a este peculiar mamífero, emparentado con el coatí de la montaña (Nasuella Olivacea), especie también enigmática a la que llaman el fantasma de los andes, porque su pelaje color verde oliva le permite camuflarse en el bosque.

El coatí merideño, de pelaje color pardo oliváceo con tonalidades pálidas en los flancos, es más grande que su primo, pues mide entre 45 y 54 centímetros. La longitud de su peluda cola va de 19 a 30 centímetros, tamaño ideal para mantener el equilibrio mientras ascienden a los árboles, los cuales baja de cabeza, gracias a sus fuertes miembros anteriores y a los tobillos revertibles.

De atractivo rostro estirado, el Nasuella meridensis, posee una peculiar nariz, que es larga y elevada y que puede mover para orientar su olfato o hurgar en el suelo, porque es elástica. El hocico resguarda 40 dientes pequeños con coronas profundas y crestas filosas.

Los páramos son su hábitat principal

Los páramos de la Cordillera de Mérida constituyen el hábitat principal del también conocido como zoro guache, allí conviven entre el bosque, pajonales y pastizales. En estos hermosos paisajes se han localizado evidencia de su actividad, entre las que destacan madrigueras o cavidades naturales que usan como refugio y para tener a sus crías.

De acuerdo a los registros y referencias de sus pobladores, se identifica al sector de Mucubají, en el estado Mérida, como un área importante para la convivencia de los coatíes. En tal sentido, se infiere una densidad poblacional en apariencia más elevada que en otras zonas de presencia confirmada.

Son frecuentes los recorridos de Nasuella meridensis a ecotonos (zona de transición entre dos ecosistemas diferentes o fronteras ecológicas) ubicados entre las formaciones boscosas-arbustivas y los páramos, zonas ideales para encontrar sus alimentos, en especial insectos, arácnidos, vegetales y frutas.

El coatí merideño en riesgo

 

La Cordillera de Mérida es la cadena montañosa de mayor altura en Venezuela. Abarca la mayor parte de los estados Mérida, Trujillo y Táchira. Allí están los parques nacionales Sierra de La Culata, Sierra Nevada y Juan Pablo Peñalosa, dentro de cuyos linderos se encuentra un 60 por ciento del área estimada de ocupación del coatí merideño. No obstante, la supervivencia de esta especie está en peligro.

El mayor riesgo para esta especia lo constituye la actividad humana, pues incide en la transformación y fragmentación de sus hábitats naturales para uso agrícola. De hecho, estudios arrojan que entre 1988 y 2010, los bosques siempreverdes y los bosques nublados de los estados Táchira, Mérida y Trujillo experimentaron una reducción de 40%.

Por otra parte, y pese a que no se conocen referencias escritas, se mencionan fuertes presiones de caza y eventuales arrollamientos en carreteras como otras de las amenazas a la supervivencia del coatí parameño.

Coatí cinematográfico por la conservación

Alentar al mundo a salvar la Tierra mediante mensajes ambientalistas, es uno de los propósitos de una nueva película animada, cuyos protagonistas son un coatí, una mariposa y una rana que luchan contra quien quiere destruir su hábitat. Bautizada Koatí, que es el nombre guaraní del héroe cinematográfico y que significa naríz alargada, la cinta también exalta a la flora y la fauna e América Latina.

No obstante, es mucho lo que los científicos deben aprender sobre la taxonomía del misterioso coatí merideño con el fin de impulsar las investigaciones necesarias para garantizar la conservación de su hábitat y la protección de esta especie.

 

Con información de Especies Amenazadas, Denis Alexander Torres (Fundación Andígena) y Wikipedia

Fotos cortesía de El Impulso, Alchetron y VetVlog


No te pierdas

> El pequeño y vulnerable venado matacán candelillo

Venados Caramerudo de Margarita y Mérida son exclusivos de Venezuela

Parque Nacional Ramal de Calderas es rico en biodiversidad

 

Deje un Comentario

@Copyright 2018-2024 | Haiman El Troudi | Todos los derechos reservados.

Si continuas navegando en esta web, aceptas el uso de las cookies Acepto Leer Más

Política de Cookies y Privacidad