Inicio Destacadas El merey es mucho más que un fruto seco

El merey es mucho más que un fruto seco

por Haiman El Troudi
0 comentario
El merey es mucho más que un fruto seco

Merey es el nombre con el que más se conoce el Anacardium occidentale en Venezuela, tanto el árbol y como el fruto, originario de la región amazónica.

Apreciado principalmente por su fruto, una nuez que contiene una rica y nutritiva almendra famosa en el mundo, el merey es poseedor de amplias propiedades y usos.

El merey es mucho más que un fruto seco

Además del fruto, empleado en la gastronomía venezolana y de otras partes del mundo, todos los componentes de este árbol (tronco, corteza y hojas), son utilizados por las industrias química y farmacéutica para elaborar medicamentos, cosméticos, barnices y plásticos, entre otros productos.

Merey, caujil, marañón, anacardo …

El merey es mucho más que un fruto seco

El merey o caujil, otra de las denominaciones que le da al fruto en nuestro país, crece de forma silvestre en las sabanas orientales y en Guayana.

Se cultiva al norte del estado Bolívar, en la parte sur de las entidades del oriente Anzoátegui y Monagas, así como al suroeste del estado Guárico y en Zulia.

En el continente americano se distribuye desde Brasil hasta el sur de México. También es cultivado en el suroeste Asia (India y Vietnam como los mayores productores) y en varios países de África, entre los que destacan Costa de Marfil, Benín y Tanzania.

Anacardo, castaña de cajú, marañón, cajuil, nuez de la India son algunas de las otras las denominaciones que recibe el Anacardium occidentale.

Un árbol siempre verde

El merey es mucho más que un fruto seco

Esta especie frutal tiene un aspecto desarrollado a pesar de que está entre los árboles pequeños a medianos. Pertenece a la familia Anacardiaceae y al género Anacardium, término último que se deriva de los vocablos griegos “ana” (separar) y “kardia” (corazón, y alude a que la semilla está fuera de la porción carnosa).

Catalogado como árbol perenne, siempre verde, el merey puede crecer en suelos arenosos y pedregosos. Tiene la capacidad de resistir las variaciones de 500 a 1500 milímetros en comportamiento de las lluvias y también la sequía, aunque con lluvias menores a 500 mm deja de producir frutos. No tolera el frío.

Alcanza una altura de 5 a 12 metros en su hábitat natural y en sembradíos o plantaciones, de 12 a 20 metros. El tronco del merey, con un diámetro de entre 10 a 30 cm suele, ser irregular y ramifica a baja altura.

La corteza, suave y de color café o gris la interna y gruesa de tonalidades de blanco a castaño la interna, contiene una savia lechosa.

Copa amplia

El merey es mucho más que un fruto seco

La copa del merey es amplia, densa e irregular. El follaje en los árboles viejos puede extenderse hasta los 10 metros. Sus hojas son simples, alternas y de forma obovada que miden entre 6 a 24 cm de largo y 3 a 10 cm de ancho.

Además de proporcionar sombra todo el año, dando muy buena protección al ganado, puede ser útil como barrera rompevientos.

Aromáticas y pequeñas son las flores del merey. De tonalidades amarillas, verdes con pinceladas rosadas y rojizas, conforman varios racimos ramificados que pueden medir entre 10 a 20 cm de largo con flores masculinas, hermafroditas y femeninas ocasionalmente.

Una característica que resalta en la Anacardium occidentale es que esta especie vegetal suele usarse para la restauración de suelos.

Un fruto de dos partes

El merey es mucho más que un fruto seco

Otra particularidad del merey es que el fruto está compuesto por dos partes: el seudofruto y la nuez. El primero es el resultado de la transformación del pedúnculo o pedicelo (una especie de tallo o rabillo) en una estructura carnosa y jugosa en forma de pera, característica de esta planta, que se desarrolla y madura posterior a la nuez.

El seudofruto de color rojo o amarillo, una vez maduro, también se consume como fruta fresca, jugo mermelada, jalea, conservas dulces, gelatina, merey pasado y merey seco, etc. Con él se puede elaborar vino delicado, de buen sabor y otros licores; así como vinagre.

La nuez, que se localiza en el extremo del pseudofruto, es el fruto real del merey. Tiene forma de riñón, mide de 3 a 5 cm y está recubierta por una concha gris, dura y seca, en su interior está contenida la almendra o semilla.

Existen dos variedades diferenciadas de merey o caujil, el anacardo rojo y el anacardo común.

Sabrosa y nutritiva almendra

El merey es mucho más que un fruto seco

No podemos hablar de este árbol y su fruto sin recordar esta frase de la “Silva criolla” de Francisco Lazo Martí, poeta y médico guariqueño: “(…) Y desprende el merey sabrosa almendra; señuelo de su copa en lozanía (…)”.

La almendra, que se obtiene después de procesar la nuez, secada y tostada se consume con sal o sin ella. Es altamente nutritiva.

Es muy valorada en la gastronomía por la gran variedad de usos y productos que se pueden elaborar a partir de ella: harina, leche vegetal, queso vegano, mantequilla, turrón, mazapán. En fin, como materia prima de diversos postres y platos principales.

 

Con información de Fundación La Salle, Revista UDO Agrícola, Sabores y Rutas de Venezuela, Bioline Internacional y Conabio 

Fotos de los árboles cortesía de Hemisferio Sur Guayana


No te pierdas

El caimito tiene exquisito sabor y es rico nutrientes

La rica diversidad de los biomas de Venezuela

> La dulzura del jobo indio se acentúa con la madurez

 

Deje un Comentario

@Copyright 2018-2024 | Haiman El Troudi | Todos los derechos reservados.

Si continuas navegando en esta web, aceptas el uso de las cookies Acepto Leer Más

Política de Cookies y Privacidad