Inicio EcoVidaActualidad Verde Enjambres de insectos generan tanta electricidad como una tormenta eléctrica

Enjambres de insectos generan tanta electricidad como una tormenta eléctrica

por Haiman El Troudi
0 comentario
Enjambres de insectos generan tanta electricidad como una tormenta eléctrica

Los enjambres de insectos, como por ejemplo de abejas o langostas, pueden generar una carga eléctrica similar a las que se ven durante las tormentas eléctricas, de acuerdo a un estudio realizado por científicos de la Universidad de Bristol, Inglaterra.

El descubrimiento es el resultado de varias mediciones de los campos eléctricos cercanos a los enjambres de abejas, las cuales registraron un importante salto en la carga eléctrica atmosférica local, aunque no había ninguna actividad de tormentas.

Las abejas, como la mayoría de los seres vivos, tienen individualmente una carga eléctrica innata. Luego de comprobar en campo que el enjambre abejas varían la electricidad de la atmósfera entre 100 y 1.000 voltios por metro, el equipo científico desarrolló un modelo de análisis para evaluar y predecir el efecto de los enjambres de este y otros insectos en los campos eléctricos atmosféricos locales.

En investigaciones previas, el equipo científico analizó cómo los diferentes organismos utilizan los campos eléctricos estáticos presentes en el medio ambiente en el cual interactúan. Hallaron que las abejas y las arañas, por ejemplo, usan campos eléctricos que rodean las flores para buscar alimento y migrar. Ahora, el nuevo estudio es el primero en reconocer a la biología como una fuente de carga eléctrica en la atmósfera.

Efectos de la carga eléctrica de los insectos

«Siempre nos fijamos en cómo la física influía en la biología, pero en algún momento nos dimos cuenta de que la biología también podía influir en la física», explica el primer autor del trabajo, Ellard Hunting, biólogo de la Universidad de Bristol.

En una entrevista concedida a EFE, luego de la publicación del estudio titulado “Carga eléctrica observada de enjambres de insectos y su contribución a la electricidad atmosférica” en la revista iScience, Hunting se refirió a la importancia de los hallazgos sobre los cambios que la carga eléctrica de los insectos, los cuales se comparan con los procesos climáticos, puede generar en la electricidad de la atmósfera.

«Recientemente descubrimos que la biología y los campos eléctricos estáticos están íntimamente relacionados y que existen muchos vínculos insospechados que pueden existir en diferentes escalas espaciales, que van desde los microbios en el suelo y las interacciones entre plantas y polinizadores hasta los enjambres de insectos y quizás el circuito eléctrico global”, afirma Ellard Hunting.

Por otro lado, el físico atmosférico Giles Harrison, coautor del estudio e investigador de la Universidad de Reading, explica que “la interdisciplinariedad es valiosa aquí: puede parecer que la carga eléctrica vive únicamente en la física, pero es importante saber qué tan consciente es todo el mundo natural de la electricidad en la atmósfera».

La densidad y tamaño de los enjambres

Para probar si los enjambres de abejas pueden causar variaciones observables en la electricidad atmosférica, los investigadores llevaron a cabo mediciones en la estación de campo en la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad de Bristol, donde hay varias colmenas de abejas y que, en caso de hacinamiento, exhiben su comportamiento típico de enjambre.

Evento que brindó al equipo científico la oportunidad de evaluar el efecto eléctrico de un enjambre de abejas, colocando un monitor de campo eléctrico (Boltek EFM 100 Field Mill) y una cámara de visualización hacia arriba cerca del enjambre para evaluar su densidad.

Efecto de los enjambres de abejas sobre la electricidad atmosférica. Grafica de los autores publicada en iScience.

Las mediciones arrojaron que los enjambres de abejas cambian la electricidad atmosférica de 100 a 1.000 voltios por metro, acrecentando la fuerza del campo eléctrico que, normalmente, se experimenta a nivel del suelo. Si bien los autores conocían que las abejas, entre otros insectos, poseen una pequeña carga innata, que oscila entre picoculombios y nanoculombios por individuo, nunca se había documentado un voltaje de esta magnitud en conjunto.

Por otra parte, el análisis de la proximidad de las abejas entre sí en los enjambres, evidenció que cuanto más denso era el enjambre, más fuerte era el campo eléctrico. «El modo en que los enjambres de insectos influyen en la electricidad atmosférica depende de su densidad y tamaño», indica el también biólogo de la Universidad de Bristol y coautor del trabajo, Liam O’Reilly.

El efecto de otras especies

El modelo desarrollado por Hunting y su equipo, a partir de los datos obtenidos con las abejas hicieron una estimación de la influencia de los enjambres de otras especies de insectos, como las langostas.

Efecto de un enjambre de langostas en la elctricidad atmosférica y la importancia del enjambre de insectos en comparación con las condiciones meteorológicas. Grafica de los autores publicada en iScience.

 

«Dado que forman enjambres a escala bíblica -con un tamaño de 460 millas cuadradas y 80 millones de langostas en menos de una milla cuadrada-, la influencia de las langostas en la electricidad atmosférica es probablemente mucho mayor que la de las abejas y una magnitud comparable con los eventos meteorológicos», explica el autor principal.

 

Con información de Revista iScience y Universidad de Bristol 


No te pierdas

Las abejas son clave para la diversidad alimentaria

El vapor de agua en la atmósfera, nueva esperanza de energía renovable

Deje un Comentario

@Copyright 2018-2024 | Haiman El Troudi | Todos los derechos reservados.

Si continuas navegando en esta web, aceptas el uso de las cookies Acepto Leer Más

Política de Cookies y Privacidad