Inicio Destacadas Los Vasallos de la Candelaria y sus danzas centenarias

Los Vasallos de la Candelaria y sus danzas centenarias

por Haiman El Troudi
0 comentario
Los Vasallos de la Candelaria y sus danzas centenarias

Con coloridos trajes y vistosas danzas, la cofradía Vasallos de la Candelaria de Mérida celebra, cada 2 de febrero, a Nuestra Señora de Candelaria. Popular y centenaria tradición inspirada en la aparición de la Virgen, el campo y sus faenas.

Si bien la Virgen de la Candelaria es muy popular en todo el país y su día se conmemora con una gran devoción, arraigada en la espiritualidad e identidad cultural venezolana desde la colonia,  las danzas de los Vasallos de la Candelaria en población merideña La Parroquia, con más de 200 años de fundada, resaltan entre todas por su carácter místico y teatral.

Los Vasallos de la Candelaria y sus danzas centenarias

 

En esta tradición, como en la mayoría de nuestras manifestaciones culturales de carácter popular, se conjugan elementos de las celebraciones y rituales indígenas, africanos y de las fiestas católicas españolas.

La festividad de la Candelaria en La Parroquia, Patrimonio Cultural de la Nación y del estado Mérida, comprende dos misas, procesiones, danzas que evocan el cultivo y la cosecha, rezos, cantos, pago de promesas, peticiones y un baile ritual llamado el Entierro del Gallo, donde se observa de forma significativa sincretismo religioso entre las tres culturas: la europea, la indígena y la africana.

La aparición de la virgen

Los Vasallos de la Candelaria y sus danzas centenarias

Los vasallos o promeseros y los habitantes de La Parroquia ubican el inicio de esta tradición hace más de 130 años atrás con la aparición de la Virgen.

La leyenda, transmitida de forma oral de generación en generación, dice que una tablita en la que aparecía dibujada la Virgen de Candelaria y unos danceros, fue encontrada por una señora en su casa, ubicada en el sector Zumba. La guardó pero al día siguiente la volvió a ver, en el mismo lugar mientras barría. En vista de esto sucedió en varias oportunidades, decidió llevarle la estampa al cura.

Un día el párroco se dio cuenta que la tablita con la Virgen no estaba en el lugar donde la había colocado cuando la recibió. Pero quedó más sorprendido cuando la señora regresó a la iglesia con la estampa y le dijo que la había encontrado de nuevo, mientras barría en su casa.

Ante tal misterio, el padre interpretó lo sucedido como una señal, bendijo la casa y “ofreció a la Virgen organizar todos los años un grupo de personas que representaran la danza que figuraba en aquel trozo de madera, siempre que ella permaneciera en la iglesia. Desde entonces no ha vuelto a desaparecer”.

La fiesta de la Candelaria

Los Vasallos de la Candelaria y sus danzas centenarias

Las festividades en honor de la Virgen de la Candelaria en La Parroquia se realizan el 2 y 3 de febrero. Además de las procesiones, canticos y rezos para agradecer y pagar promesa, las calles se llenan de música, los pequeños rompen piñatas, se realizan juegos tradicionales para grandes y chicos como las carreras de sacos y bolas criollas.

Los preparativos inician nueve días antes con los ensayos de la danza por parte de los vasallos de amplia trayectoria y la preparación de los nuevos promeseros que se están incorporando.

El 2 de febrero las festividades inician con la misa en la Iglesia Santiago de La Punta, donde se realiza la Bendición del Fuego de la Candelaria. Las velas encendidas durante el acto litúrgico, se guardan  para ser usadas solo en momentos de riesgo, peligro o casos especiales por parte de los devotos.

Los Vasallos de la Candelaria y sus danzas centenarias

Al término de la misa inicia la procesión por las calles del pueblo con la Virgen como protagonista. La acompañan los músicos y los vasallos o promeseros, distribuidos en dos filas comandadas por un capitán cada una.

La peregrinación culmina en la iglesia, frente a ella los vasallos acompañados por los músicos, cantan sus coplas y danzan en honor a la Virgen:

¡Oh! Virgen de la Candelaria,

centro de mi corazón.

Aquí me tenés presente

cumpliendo tu devoción.

La danza y las faenas campesinas

Los Vasallos de la Candelaria y sus danzas centenariasUna vez que culminan la salutación, las alabanzas y peticiones a la Virgen de la candelaria, el sonido de una maraca y el zumbido del palo con un rejo en la punta del capitán, indican a los vasallos que es el momento de iniciar el ciclo de danzas que simboliza las faenas del campo.

En la danza, ejecutada con alegre devoción por los Vasallos de la Candelaria en agradecimiento a esta advocación mariana y pago de promesas, están representadas todas las labores que realizan los campesinos antes, durante y después de la siembra y de la cosecha.

Las coreografías escenifican las distintas faenas del campesino se denominan El Tejido, El Encierro de los Animales, La Tumba (tala), La Quema, La Siembra y El Deshierbo. Finalizan con El Palito Chechequeo y El Cruzado, que simbolizan la cosecha de los frutos.

Los ciclos de la siembra

Los Vasallos de la Candelaria y sus danzas centenarias

El Tejido simboliza cercado del terreno. Los Vasallos de la Candelaria se agrupan en dos filas. Al ritmo las maracas que portan, un grupo traspasa la otra fila en forma de zig- zag.

El Encierro del Chivo, simula el recogimiento de los animales en una zona cercana al terreno donde sembrarán; agrupados en filas, corren uno detrás del otro, como si se estuvieran persiguiendo. Forman un círculo al tiempo que la fila interna gira en un sentido y la externa, lo hace en sentido contrario. Repiten intercambiando los roles. Durante la ejecución imitan sonidos de animales.

En la Tumba que representa la limpieza del terreno, los vasallos se desplazan por el espacio simulando que cortan ramas. Mientras que durante la escenificación de la Quema, los promeseros bailando en dos filas por las que pasa un vasallo con un bagazo de caña encendido para quemar lo acumulado durante la limpieza.

Los últimos tres estadios se diferencian por el cambio de la música. La contradanza acompaña a los vasallos mientras bailan El Palito Chechequeo, El Cruzado y El Paseo para celebrar la cosecha de los frutos.

El Entierro del Gallo

Los Vasallos de la Candelaria y sus danzas centenarias

La representación del Entierro del Gallo se realiza el 3 de febrero, en la plaza de La Parroquia, después de culminar la procesión que ese día lleva a la Virgen de la Candelaria hasta Zumba.

Cuando Nuestra Señora de Candelaria llega al lugar de su aparición, se lleva a cabo una misa a la que solo asisten los vasallos. Al terminar, honran a la Virgen con sus danzas y la regresan a la iglesia de La Parroquia.

El Entierro del Gallo  inicia con el recorrido de los Vasallos de la Candelaria, desde la casa del Segundo Capitán y  llevando varios gallos, por los lugares donde son obsequiados con bebidas. La danza ritual, que se efectúa sin música, es una variación de “La gallinita ciega”, un juego tradicional.

A uno de los promeseros se le vendan los ojos y debe atrapar al gallo vivo que está dentro de una caja, que se coloca en un lugar de la plaza. El vasallo vendado se defiende de los demás, quienes tratan de desorientarlo danzando en círculos, con un látigo.

Con ayuda de un “padrino”, logra encontrar al gallo y acto seguido, simula darle muerte y beber su sangre. La roja bebida es en realidad una sangría preparada para el momento.

Los coloridos trajes y la música

Los Vasallos de la Candelaria y sus danzas centenarias

La vivacidad, diversidad y audaces combinaciones de los colores destaca en los trajes de los Vasallos de la Candelaria, una cofradía integrada solo por hombres.

El atuendo se compone de pantalón hasta la rodilla y sostenido por una cinta elástica, chaqueta corta, faja, capa corta con distintos ornamentos y sombrero de paja forrado y adornado. Suele calzar alpargatas aunque algunos danzan descalzos para pagar una promesa.

Completan la vestimenta con una maraca y un palo. El Primer y el Segundo Capitán, llevan un rejo en la punta del palo.

El violín, un cuatro, un tambor y un tiple son los instrumentos que ejecutan los músicos que acompañan a los vasallos. En algunas ocasiones se incorpora la mandolina como contravoz del violín, instrumento lleva la melodía principal.

 

Con información de Proyecto Mérida, Fundación Bigott y Saber ULA

Lengwinat Katrin y Suniaga Ruth. “Panorama de tradiciones musicales venezolanas. Manifestaciones religiosas”. Fundación Celarg y Universidad Nacional Experimental de las Artes, 2013.


No te pierdas

> ¡Ay Zaragoza! Alegría y color visten a Sanare

> Tura: invocación a la madre tierra para celebrar la vida

Deje un Comentario

@Copyright 2018-2023 | Haiman El Troudi | Todos los derechos reservados.

Si continuas navegando en esta web, aceptas el uso de las cookies Acepto Leer Más

Política de Cookies y Privacidad